sábado, 1 de septiembre de 2012

Amor

Hablemos del amor. De lo que significa. De esa acuciante sensación en el pecho. ¿Recuerdas la primera vez que lo viste? ¿Pensaste desde ese momento que sería para ti, que un día como hoy sólo querrías tenerlo cerca, y que eso parecería lo más importante? Yo recuerdo la primera vez que miré sus ojos, ojos tostados, de color chocolate. Vi timidez, vi simpatía, vi belleza. Y un par de segundos después, ya estaba carcajeando con sus bromas. No, no sabía que él sería para mí; pocos lo saben desde el principio. Pero eso apenas importa cuando la profecía se ha cumplido, el coche ha pasado de largo, los pitidos han dejado de sonar y estáis a solas, mirándoos fijamente, incapaces de dejar de sonreír.
Se convierte en EL pensamiento. Ese que tienes al despertar, al vestirte, al mirarte al espejo, al observar a la gente, al escuchar música, al hablar, al irte a dormir. Se transforma en un pequeño ser dentro de tu cabeza que te acompaña allá donde vayas.
"No tengas miedo del monstruo del armario, ni de Slender, ni de mi", parece decirte. "Los primeros no existen, y si existen, yo te protegeré. De ellos, o de cualquier cosa que quiera hacerte daño". Eso te dice sin palabras, mientras te abraza, y te promete que siempre estará contigo. Y por supuesto que le crees, porque sabes que lo dice en serio, y que, al igual que él para ti, te has convertido en lo más importante.
La idea de saber que no podrás verle en una temporada te llena de pena, te seca la garganta, e incluso puede marearte. Por eso antes de la partida te llenas con su presencia, con sus abrazos y sus besos. Te conviertes en un animal preparándose para la larga y fría hibernación.
¿Y qué es eso que suena? Su risa, ¿no te parece realmente deliciosa? Un sonido del que no te cansas, y que está acompañado de felicidad.
El amor. ¿Qué es el amor? ¿Mariposas en el estómago? Eso puede ser hambre. ¿Ganas de verle? Eso también te pasa con otra gente. ¿Qué lo hace diferente de las relaciones paterno-filiales o de la amistad? ¿Los celos? Son falta de confianza. ¿Los besos? Se pueden dar a desconocidos. ¿Entonces qué?
Él.

5 comentarios:

  1. "Por eso antes de la partida te llenas con su presencia, con sus abrazos y sus besos. Te conviertes en un animal preparándose para la larga y fría hibernación."
    Me clava, eh?? jajajaja
    alba... no lo intentes, no se puede decir que es el amor, solo se puede decir lo que no es :)
    Un besazo desde:
    http://sentarmeenunanube.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acordé de ti, por eso lo puse. :) Para que veas que te tengo en mente hasta mientras escribo sobre el amor. ;)
      Más que intentar definirlo, le doy vueltas a la idea: los términos así son indefinibles. Para bien o para mal.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Alba!

    He escrito una entrada para agradecerte el premio que me has concedido y la valoración que has hecho de mi blog. Está aquí: http://elbucleazul.blogspot.com.es/2012/09/premio-liebster-blog-award.html

    Muchas gracias, preciosa. Y un abrazo muy muy fuerte *=)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué. Un beso muy fuerte, y nunca pierdas las ganas de escribir. :)

      Eliminar